• Importancia de la evaluación cardiovascular pre-operatoria

    PreOperatoria-Express

    Los riesgos asociados con la anestesia y la cirugía pueden ser clasificados como: dependientes del paciente, del procedimiento, del cirujano y de la técnica y agente anestésico utilizado. La evaluación médica pre-operatoria, es solicitada para estudiar los pacientes, prepararlos para la cirugía y asistirlos en su manejo, con el objetivo de reducir los riesgos inherentes al procedimiento o a otras condiciones.

    Determinación del Riesgo quirúrgico preoperatorio:

    1. Predictores clínicos de riesgo cardiovascular.
    2. Estratificación del riesgo de complicaciones cardíacas, según el procedimiento quirúrgico no cardíaco.
    3. Índice de Riesgo modificado de Goldman.
    4. Estado físico según ASA.

    El riesgo quirúrgico representa la probabilidad de un resultado adverso o incluso la muerte, asociada a un procedimiento quirúrgico y su anestesia.

    Clasificación de la Sociedad Norteamericana de Anestesia (ASA)

    Clasificacion_ASA

    Se decide aceptar el riesgo de la operación con la esperanza de obtener un beneficio, que resulte en mejoría o cura de una enfermedad, restablecimiento de una función perdida, alivio del dolor y más recientemente, elevación de la autoestima por medio de una cirugía plástica.

    Todas estas decisiones deberían basarse en la conceptualización de una relación riesgo / beneficio para cada paciente.

    Los riesgos asociados con la anestesia y la cirugía pueden ser clasificados como: dependientes del paciente, dependientes del procedimiento, dependientes del cirujano y de la técnica y agente anestésico utilizado.

    La muerte, un resultado clínico muy bien definido, ha sido frecuentemente utilizado en los estudios de riesgos anestésicos. La tasa de mortalidad atribuida a la anestesia en pacientes sanos, clasificados en las categorías I y II de la Asociación Norteamericana de Anestesiología, puede ser tan baja como 1 en 200.000 y la tasa de secuelas mayores permanentes tanto como 1 en 90.000 (Anesthesiology 70:572, 1989).

    Factores como la edad, sexo, raza, condición quirúrgica, enfermedad (es) concurrente (s), fármacos utilizados y estado nutricional son determinantes en la estimación del riesgo quirúrgico. Muchos de ellos son interdependientes, tales como la edad y prevalencia de enfermedades cardiovasculares que requieran un tratamiento farmacológico específico.

    La farmacoterapia puede también estar asociada con riesgos específicos perioperatorios. Como ejemplos, podemos acotar que algunos diuréticos pueden producir hipo-potasemia (disminución del potasio en la sangre), lo cual puede potenciar los efectos de los agentes bloqueantes neuromusculares utilizados con frecuencia en anestesia. Por otra parte, el uso crónico de esteroides puede comprometer la capacidad del paciente de responder al estrés quirúrgico y de la anestesia, así como la cicatrización de las heridas.

    La evaluación médica pre-operatoria, también llamada evaluación cardiovascular pre-operatoria, en la que se examina integralmente al paciente y no sólo el área cardiovascular, es frecuentemente solicitada para estudiar los pacientes, prepararlos para la cirugía y asistirlos en su manejo peri-operatorio, con el objetivo de reducir los riesgos inherentes al procedimiento o a otras condiciones que pueda presentar el paciente e incrementar la probabilidad de un resultado exitoso.

    En la evaluación preoperatoria se toman en cuenta, además del interrogatorio de antecedentes personales, familiares, alergias y del examen clínico integral, la revisión del perfil pre-operatorio, del electrocardiograma y de la radiografía de tórax, con lo que se descarta que el paciente vaya a un acto quirúrgico en condiciones riesgosas, entre las cuales destacan problemas tales como: hipertensión arterial no controlada, anemia, diabetes descompensada, arritmias y otras cardiopatías, neumopatías, nefropatías y trastornos de la coagulación sanguínea, entre las más importantes que incrementan el riesgo de la cirugía y en el caso de hallarse alguno o varios de estos problemas, se le indica tratamiento al paciente, de manera que enfrente el acto quirúrgico en las mejores condiciones posibles y se minimicen los riesgos dependientes del paciente.

    Se recomienda la realización de una ESPIROMETRÍA pre-operatoria en el caso de aquellos pacientes que sean asmáticos, fumadores de más de 5 cigarrillos diarios, bronquíticos, enfisematosos e incluso obesos mórbidos, por la posibilidad de complicaciones atribuibles a la función pulmonar de dichos pacientes.

    Luego de haber realizado un examen minucioso de la condición del paciente, tomando en consideración los factores descritos anteriormente, incluido un electrocardiograma que se efectúa durante la evaluación, se expide un informe detallado en el que además se hacen recomendaciones importantes para el manejo peri-operatorio del paciente, tanto para el cirujano como para el equipo de anestesiólogos.

    Por lo antes expuesto se recomienda que los exámenes de laboratorio sean lo más reciente posible (máximo 3 meses de antigüedad) y preferiblemente del mismo día o de la semana antes de la evaluación.

    Idealmente y a menos que se trate de una emergencia, esta evaluación debería practicarse con antelación al día pautado para la intervención, de manera de poder tomar las previsiones y hacer los correctivos necesarios para que el paciente llegue al área quirúrgica en las mejores condiciones y todo el procedimiento se efectúe de manera exitosa.

     

    Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier @rigotordoc
    Medicina Interna

    Ambulatorio Medis.

    Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

    Nivel C3. Consultorio 2.

    Caracas. Venezuela.

    http://rigobertomarcano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

A %d blogueros les gusta esto: